miércoles, 19 de agosto de 2009

Lo justo es lo justo: un correo de Mateo

Hola, Baby

He estado leyendo tu blog y me he puesto tan cachondo que he decidido imaginarte o, mejor dicho, imaginarnos.Y el resultado ha sido una eyaculación volcánica, un placer tan intenso que me siento obligado a contarte lo que ha pasado por mi imaginación mientras mi mano se convertía, según el caso, en tu propia mano, en la oquedad de tus pies, en tu boca, en tu coño, en tus tetas, en tu culo glorioso...



Verás, me gustan las pajas largas, dotadas de argumento, y por eso empecé a imaginarme llegando a tu casa, sentándome frente a ti, tomando café y hablando de naderías con la voz entrecortada por la excitación. Tú, al ver el bulto de mi pantalón decidiste pasar a la acción, masajeando con tu pie desnudo mi pétreo paquete. Me encantaba ver tus dedos de uñas pintadas siguiendo la línea de la uretra... uf! Estaba tan empalmado que los pantalones me hacían daño, así que me desnudé y dejé mi rabo tieso ante tus ojos.

Estuviste un segundo remirando mi polla, antes de atraparla entre tus pies y empezar a pajearme con maestría. Al hacerlo, se tesubió el vestido, dejando tu coño húmedo y depilado a merced de mis retinas. Deslumbrado por esa visión, me abalancé de bruces entre tus piernas, y bebí de tu coño con ansia de naúfrago.
Hice vibrar mi lengua sobre tu clítoris hasta que tu rostro y tu humedad me dijeron que era el momento de de meterla en tu rajita. Lo hice, y al segundo envite escuché tu grito y sentí mi boca llena de un néctar fragante y ardiente. Te corriste a lo bestia, pero aún así estabas cachonda y con ganas de investigar.

Te acercaste a mi polla y me la estuviste mirando a gusto mientras me pajeabas despacio y recio, lamiendo mi enorme glande como una niña lame un helado de cucurucho, para después metértela en la boca y empezar a mamármela con golosería. Dios, cómo me la chupabas... no quise correrme, así que salí de tu boca, agarré tus tobillos y te penetré despacio, para que me sintieras centímetro a centímetro.
Una vez te la había metido hasta el fondo, empecé a follarte despacio, dejándote sentir mi capullo a contrapelo, para ir acelerando poco a poco hasta follarte frenéticamente, sin piedad. Esta vez tu orgasmo fue torrencial. Estabas cansada, pero yo decidí no dejarte cuartel. Te di la vuelta y, con menos delicadeza que antes, me empotré en tu culo. Mientras yo me follaba tu agujerito, tus dedos se trabajaban tu clítoris.
Te lo estabas pasando en grande, pero yo quería correrme ya y me apetecía experimentar un poco más contigo. Te puse boca arriba y me senté a horcajadas sobre ti. Comprendiendo mis intenciones, apretaste tus tetas con las manos y empezaste a hacerme una cubana de campeonato. Yo me movía alante y atrás, golpeando tus labios con mi glande a cada envite. Tú adelantabas la cabeza para conseguir que mi glande entrase en tu boca a cada vaivén de mi pelvis... decidido a complacerte, abandoné tus tetas para empezar a follarme tu boca.
Estabas tan guarra y tan cachonda que podía follarme tu garganta sin dificultad.

Y así, mirando tu cara de puta gozosa, descargué mi leche directamente en tu garganta...

Puedes imaginarte lo que salió de mí al imaginar todo eso. Y nada me agradaría más que conseguir que tú también te masturbases al leer estas palabras.

Un beso (donde tú quieras)

Mateo

10 de agosto de 2009

2 comentarios:

Marco dijo...

Lo lograste. Me pusiste celoso. Tengo que esmerarme y escribirte algo bonito.
Das mucho Baby, en cada entrada das algo de ti.
Eres un encanto.

Paco dijo...

Un beso también.

Blog Widget by LinkWithin